TÉCNICAS DE ESTUDIO

TÉCNICAS DE ESTUDIO


1. EL AMBIENTE DE ESTUDIO: 

Se puede definir como el conjunto de factores no intelectuales que favorecen o dificultan el estudio. Estos factores pueden ser externos, o internos.

FACTORES EXTERNOS: El ambiente ideal de estudio ha de reunir unos requisitos mínimos que garanticen la atención y la concentración.

Para ello hemos de asegurarnos de asegurarnos de que la temperatura ambiente es adecuada (entre 18º y 22º) y la iluminación lo más natural posible (luz del sol o luz blanca)

Asimismo para combatir el ruido exterior podemos “encubrirlo” con un hilo musical de tipo instrumental y un tempo medio (adagio o andante) de unas 60 a 80 ppm, que acabarán condicionando las pulsaciones de nuestro corazón facilitando así que nos encontremos en un estado que en psicología llamamos atención concentrada. Es importante que dicho hilo musical o “ruido blanco” esté a un volumen que nos “tape” el ruido pero que nos posibilite el estudio.

La hora y lugar de estudio han de ser constantes, para que exista una predisposición del cuerpo y la mente al estudio (condicionamiento de la atención).

En la mesa de trabajo ha de haber sólo lo imprescindible, incluyendo entre ello el diccionario , los apuntes, bolígrafos y el libro de texto.

Si resultara difícil conseguir estos requisitos, siempre los tendremos asegurados en una biblioteca

FACTORES INTERNOS: Se pueden agrupar en dos categorías, “asuntos pendientes” y ritmos biológicos

Debemos eliminar todos aquellos asuntos pendientes que nos vayan a preocupar a la hora de ponernos a estudiar, tales como llamar a un/a amigo/a ,tener que comprar algo y estar pendientes de que nos cierren la tienda...

Por otra parte, dentro de los ritmos biológicos podemos destacar dos temas, que además están relacionados entre sí, el sueño y la relajación. Pese a que a primer golpe de vista nos parezca igual, no es lo mismo estudiar con sueño que estudiar relajado.

Para evitar estudiar con sueño procuraremos llevar un régimen de horas de sueño (valga la redundancia) de entre 8 a 9 horas. Evitaremos también estudiar inmediatamente después de las comidas (las digestiones desvían gran parte de la sangre de nuestro cuerpo hacia el estómago, dejando al cerebro con las mínimas reservas, y además se segrega serotonina, por eso nos da el sueño).

Por otra parte, debemos evitar también estudiar excesivamente nerviosos o alterados, pues cierto nivel de ansiedad, en unos límites controlados, nos alerta y motiva y permite mejorar nuestra atención, pero como todo, en exceso la perjudica seriamente, pasando de un estado de atención concentrada a un estado de hipervigilancia, donde se atiende a todo a la vez, pero a nada en concreto. Por ello , si nos encontramos muy tensos , podemos hacer algún ejercicio de relajación antes de estudiar, correr, pasear, bicicleta…sin llegar a fatigarnos. Favorecerá el flujo sanguíneo y por tanto la oxigenación cerebral, a la vez que generaremos dopamina, favoreciendo la atención y el aprendizaje.

Otra alternativa es la relajación progresiva muscular (conocida también como método Jacobson). Es bastante efectiva y consiste simplemente en tensar al máximo y después relajar los músculos del cuerpo, uno por uno, empezando por las extremidades superiores, cabeza, tronco y extremidades inferiores mientras realizamos inspiraciones y espiraciones controladas.

2 MEMORIA Y ATENCIÓN:

La memoria humana funciona de forma parecida a la de un ordenador, por eso, debemos de entender bien su funcionamiento para sacarle el máximo rendimiento.

Comenzaremos diciendo que nuestro “teclado” (siguiendo el símil del ordenador) son nuestros sistemas sensoriales, (visual y auditivo principalmente) capaces de retener información durante dos segundos . Esta es la memoria sensorial, visual o auditiva. 

El siguiente tipo de memoria sería una especie de memoria de trabajo, capaz de retener, mediante repaso , información durante 20 minutos. Si se quiere prolongar se debe de hacer otro repaso a los 20 minutos, y el siguiente a la hora. Es una memoria que trabaja en un código fonológico en la mayoría de los casos, (también nos apoyamos en imágenes, dibujos, mapas…), almacenamos las cosas por como suenan y no por lo que significan, así si cometemos un error lo haremos por una palabra que suene parecida, aunque signifique una cosa distinta. Es la memoria a corto plazo o memoria de trabajo, muy útil para recordar cosas inmediatas, o para retener en la memoria los datos de un problema mientras lo hacemos, o recordar una pregunta que nos acaban de hacer. En el símil del ordenador sería la memoria RAN, que mide la cantidad de tareas o información que un dispositivo puede mantener activa a la vez.

Esta es la memoria que se utiliza para recordar una poesía, una canción , una frase literal... y desgraciadamente la que se utiliza para estudiar por parte de muchos estudiantes. Presenta dos inconvenientes:

·       los datos se almacenan sin entenderlos

·       y duran muy poco en la memoria , por lo que se deben hacer bastantes repasos.

Por último estaría la memoria a largo plazo , que permite recordar muchas cosas durante mucho tiempo, pero para ello se deben de entender previamente, no se pueden memorizar sin más. Sería nuestro disco duro, donde almacenamos todo lo que vamos aprendiendo. Por eso es el tipo de memoria ideal para utilizar en el estudio, porque aunque se tarde más tiempo en entender algo, una vez entendido se recuerda por más tiempo (así sucede con nuestra película o nuestro libro favorito).

3 EL OLVIDO:

Paralelo al tema de la memoria es el del olvido, Si conocemos las “reglas del olvido” conoceremos las del repaso. Debemos pues repasar (una vez entendido) a los 20 minutos, a la hora de ese repaso, a las 24 horas del último repaso reteniendo así la información durante una semana. Volveremos a este concepto más adelante.

4 LA ATENCIÓN:

Al igual que en la memoria, un buen conocimiento de cómo funciona la atención es necesario para poder aprovechar al máximo nuestro esfuerzo atencional.

Distintos estudios psicológicos y neurológicos demuestran que es difícil mantener la atención concentrada en el estudio más de 45-50 minutos. A partir de este tiempo comenzamos a dejar de atender, y por tanto de entender, que es e lo que aquí tratamos.

Se sabe también que un período de 5 -10 minutos es suficiente para recuperarse del esfuerzo atencional, así que podemos combinar los 50 minutos de atención con los 5 de descanso y seguir así ¿hasta cuándo?, pues hasta tres horas como máximo, a partir de aquí se necesitan descansos más largos para recuperarse , de 20 minutos a media hora.

Así pues, combinando esos datos que tenemos podemos afirmar que lo ideal es estudiar por bloques de tres horas como máximo dejando media hora entre bloque y bloque, y dividiendo cada bloque de la siguiente forma:

 

-----------------1ª hora-----------   -------------2ª hora --------------   -------------3ª hora-------------

 

 ***55 min. de estudio*****     ****50 min. de estudio******     ****45 min. de estudio**

 

                                        5 de descanso                               10 de desc.

Estos tiempos de estudio se pueden combinar con los de repaso que antes comentábamos y hacer, por ejemplo, en la segunda hora el repaso de lo que estudiamos en la primera hora, y seguir estudiando, y en la tercera hora el segundo repaso de lo primero que estudiamos y el primer repaso de lo que estudiaste en la segunda hora (puede parecer un poco lioso pero te aseguro que tiene sentido, así que por favor, vuelve a leerlo atentamente).

5. EL ESTUDIO

El estudio ha de ser una actividad, no una memorización pasiva y sosa, por eso, el estudio está formado por 4 pasos bien diferenciados, que cumple cada uno una función distinta y que supone actuar ante los textos de distinta manera.

La primera lectura:

Consiste en una lectura rápida que nos sirva para centrarnos un poco en el tema, primero se lee el título y después se hace una lectura rápida para tratar de ver si el titulo se refleja en el texto. Es muy importante también leer los resúmenes que aparecen al principio de las lecciones o de las preguntas, ya que cumplen esa misma función.

Lectura comprensiva:

Aquí debemos detenernos en realizar una lectura “de significados”, por ello es imprescindible el uso del diccionario.

Debemos de darnos cuenta de que en cada párrafo se expresa una idea, y es esa idea la que da sentido al párrafo y la que debe de quedarnos clara. Así, si el párrafo comienza exponiendo los pasos que no llevan a la idea y expone la idea al final a modo de conclusión estaremos ante un párrafo inductivo. Por contra , si la idea principal aparece al principio y después se exponen las consecuencias de las mismas , estaremos ante un párrafo deductivo.

Subrayado:

Es la parte más personal del estudio, y la más activa y divertida. Cada cual puede “montarse” su propio código de colores o subrayados y la jerarquía (cuál es más importante, cual es secundario, cual se usa para nombres y cual para fechas). Lo importante es que seamos constates con nuestro propio código.

Esquemas:

En este apartado soy bastante clásico. Además de Cronogramas, Infogramas, Mapas Conceptuales y Mapas Mentales...están los esquemas de llaves de toda la vida.

Existen distintos tipos de esquemas, cada uno con sus ventajas y sus inconvenientes. Quizás el que más ventajas aporta, con los mínimos inconvenientes, es el mixto, que une las letras (mayúsculas y minúsculas ) con los números, creando cada cual, al igual que el subrayado, su propio código o su propio estilo, siendo importante, como antes dije, la constancia de ese estilo.

Al final, cuando lo tengamos todo esquematizado y memorizado, podemos utilizar un esquema de llaves que, en un folio, y sólo con los títulos de las lecciones y de los apartados más importantes, nos dé una orientación global de toda la materia que nos “entra” para el examen

Es muy importante resaltar que cada unidad con sentido (una pregunta, un apartado…) vaya siempre en un folio, para que a la hora de repasar (o de recordar mentalmente en el examen) lo veamos a primer golpe de vista y no se nos quede ningún subapartado perdido.

Memorización:

Las técnicas de memorización se utilizan una vez que se ha entendido lo que hay que memorizar, existiendo distintas técnicas según las necesidades del texto o las características psicológicas de cada persona. 

-Para personas con buena memoria visual: Se suele utilizar el método de los lugares, donde la persona recuerda las palabras “viéndolas escritas en algún lugar” o asociándolas a una imagen de su significado 

-Para personas con buena memoria auditiva: Se utilizan pareados o rimas con las palabras que nos interesa recordar. 

-Para definiciones: Recordar las palabras de la definición por las funciones sintácticas o semánticas que realizan (qué se define, dónde se incluye, a qué categoría pertenece, en qué época, a quién o qué afecta...)

Espero que estas indicaciones os faciliten la tarea de terminar con éxito este curso o de preparar la famosa EBAU. ¡Mucha suerte!

widget desarrollado por Disqus